29/6/16

Estamos solos. Solos vinimos, solos nos vamos.
No hay nadie que tenga especial valor, pues todos somos la misma mierda: venimos de los mismos lugares y vamos a parar al mismo hoyo.
Todo cariño es una ilusión, todo sentimiento es pasajero, es vano, es vacío y nace desde la necesidad misma, que es la peor de las trampas.
La sinceridad es poca, si no nula, y afecta a muy pocos de los seres. Los demás viven sin miramiento alguno, tan solo por si mismos y en ello no hay rareza. 
Lo mejor sería dejar de lado todo sentimentalismo vano, poner fin a toda fraternidad, pues no conduce a ningún lado. Perder la fe lentamente, y darse cuenta de que la soledad es el único recurso.


2/6/16

Cuando el futuro no existe, el presente se vive rápido y sin miramientos. Los días pasan sin asco y sin fortuna como los autos por las avenidas: con las luces encendidas a tope y cortando el viento a raz con la carrocería. A contravía, esperando sin esperar para desacelerar de frente, finalmente, contra el muro de todo aquello que habrá quedado sin hacerse; para parar en seco contra los ladrillos blancos, grises, rojos de la pared porosa de la vida misma.