28/1/09

¿De que sirve la poesía?
¿Es acaso algo que se pueda manipular?
Es lo mismo con el amor,
ambos tienen su propio ritmo y hay que adecuarse a el
o cubrirse y esperar el cataclismo.
Para mí es más fácil aguardar la caída, el vendaval
porque está bien claro que no tengo idea de cómo controlar ninguno de los dos.
Yo no escogí las palabras, ellas me escogieron a mí.
De haber tenido opción hubiese preferido la voz de Billie Holliday,
o alguna habilidad matemática.
Sin embargo esto es lo que tengo,
un montón de garabatos que se me apilan en la garganta,
que hacen fila en mis dedos esperando encontrar salida.
Yo no hubiera escogido esto para mí,
hubiese preferido un millón de veces saber tocar el piano,
pero en cambio esto,
algo que se me escapa de las manos
como un chorro de agua que no sé como controlar.

8/1/09

Estoy llena de fantasmas.
Entraron a mi no se de que manera,
se han llevado todo lo que poseía,
han violentado mi alma.
Son lo único que queda.
Ahora ellos también se quieren ir.
Tenía dentro de mi sangre y fuego,
la belleza de la pasión,
la palabra y la angustia de tener que escupirla.
Ahora solo me queda la carne que se pudre,
la arena debajo de las uñas
y una boca seca de tanto silencio.